logo-colegios

Sitio Optimizado para Google Chrome y Explorer 9 o superiores

Te ayudamos a generar hábitos de estudios

El comienzo de la escolaridad de nuestros hijos les presenta variados desafíos. Algunos de estos desafíos deberán resolverlos por sí mismos, otros necesitarán de la ayuda de profesores, y tendrán también desafíos que requerirán del apoyo tanto del colegio como de las familias.

En esta última categoría se enmarcan los hábitos de estudio, es decir, las actitudes y comportamientos que permitirán a nuestros hijos aprender a estudiar y a hacer sus tareas y trabajos de manera adecuada para alcanzar el éxito académico. En horas de orientación nuestros alumnos reciben información y desarrollan estrategias para lograr buenos hábitos de estudio, sin embargo, es fundamental que estos sean apoyados en la casa. Es por esto que los invitamos a conocer un poco más sobre este tema.

¿Qué son los hábitos de estudio?

Un conjunto de acciones orientadas a estudiar que se repiten y son determinantes del rendimiento y los resultados académicos. En muchos casos los estudiantes fracasan por falta de buenos hábitos, es decir, por las acciones que implementan cuando estudian.

Errores más comunes al momento de estudiar:

  • – Aprender toda la materia el día anterior
  • – Memorizar en vez de entender la materia
  • – Estudiar acostado
  • – Revisar el celular, tablet, o ver la tele mientras estudia
  • – No tener planificación
  • – No saber qué es lo que se tiene que estudiar

¿Dónde estudiar?

  • – Definir un lugar fijo
  • – Con temperatura adecuada
  • – Buena iluminación
  • – Sin distractores
  • – Lugar ordenado

Para ayudar a los niños a estudiar, se recomienda conocer el Método P.L.E.M.A:

  • – Prelectura: se realiza una prelectura de lo que vamos a estudiar. Esto implica conocer el temario y los distintos puntos, para hacernos una idea general de lo que vamos a estudiar.
  • – Lectura: se realiza una lectura de forma activa y comprensiva, para así poder identificar las ideas principales y secundarias, relacionándolas entre sí. Buscar el significado de las palabras que no se conozcan.
  • – Esquema: luego de realizar una lectura activa, se realiza el esquema, el cual debe ser gráfico, estar ordenado en niveles y caber en la cara de una hoja. De esta manera se tiene un vistazo global del tema que estamos estudiando.
  • – Memorización: es recomendable no aprender de memoria lo que no se comprende. Hay que memorizar las ideas principales y secundarias, para así relacionarlas con lo que se aprende de la información anterior.
  • – Autoevaluación: realizar cuestionario o que un adulto realice preguntas acerca de lo que se estudió.

Escrito por: admin | Categoría(s): Académicas, Destacadas | en julio 2018