familia

¿Cómo la familia influye en el aprendizaje y rendimiento escolar?

Comenzando el año escolar 2018 los invitamos a reflexionar sobre cómo la familia influye en el aprendizaje. ¿Es sólo función del colegio educar? ¿Todo depende de la casa? O bien, ¿Casa y escuela juegan un rol complementario?

“Para educar a un niño hace falta la tribu entera”
Proverbio africano

Existen 3 variables familiares que influyen poderosamente en el buen desempeño escolar de los hijos: 1) Actitud y conducta de los padres frente al aprendizaje. 2) Recursos relacionados con el aprendizaje y clima familiar. 3) Estilos de crianza.

1. Actitud y conducta de los padres frente al aprendizaje: Es clave cuando los padres se interesan por lo que sus hijos viven, hacen y aprenden en el colegio. Padres involucrados activamente posibilitan el éxito académico. Cuando los padres manifiestan este interés, los hijos valoran como importante lo que ellos hacen en el colegio y su educación en general, lo que genera que ellos estén más motivados a aprender y se esfuercen. Una actitud positiva de los padres hacia el colegio y el aprendizaje, resulta en una actitud positiva de los hijos.

Además de mostrar interés, conversar y preguntarles a los hijos sobre el colegio, es importante que ellos vean a sus padres participar en las actividades relacionadas con el colegio.

También el tener altas expectativas sobre lo que los hijos pueden alcanzar influye positivamente en sus logros. Que los padres crean que sus hijos pueden terminar estudios superiores es clave para que ellos lo deseen y se esfuercen para lograrlo. Las familias que tienen expectativas altas para sus hijos promueven que estos tengan una alta asistencia al colegio y apoyan en la casa con tareas, estudio, etc.

Otro elemento que favorece el aprendizaje es cuando los padres valoran los esfuerzos de sus hijos, son capaces de darse cuenta de sus capacidades y talentos y se los hacen sentir. Es importante comentarles lo que hacen bien, y felicitarlos por sus avances.

2. Recursos relacionados con el aprendizaje: El primer paso ayudando a los hijos a estudiar y hacer las tareas es proveerles un espacio en la casa adecuado para esto, sin distracciones de TV o Internet, ordenado, sin demasiado ruido y con buena iluminación.

Las familias colaboran con el aprendizaje cuando ponen a disposición de los hijos materiales educativos, como por ejemplo libros, diarios y revistas que sean de interés de los niños, para que se motiven a leer.  Incluso si la familia no cuenta con estos materiales, pero es capaz de pedirlos prestados a familiares, amigos o la biblioteca de la comuna, está demostrando a sus hijos el valor que se le da a la lectura y el aprendizaje.

Tan importante como contar en la casa con estos recursos es participar en actividades recreativas y culturales. Los beneficios de estas actividades son diversos como el potenciar la interacción familiar, acceder a la cultura, conocer sobre diferentes lugares y personas, familiarizarse con el mundo de las artes y ciencias, entre otros. Todos estos beneficios llevan a mejorar indirectamente el aprendizaje escolar en los niños. Algunas propuestas son ir a eventos deportivos, parques, teatro, recitales, cine, etc. Bingos, kermeses y otras actividades escolares o de la comuna también proveen de estos beneficios en el desarrollo de los niños.

Los niños que observan en sus familias que padres, abuelos, tíos y/o primos tienen una buena actitud hacia el colegio y el aprendizaje, aprenden de este comportamiento. Quienes ven que los demás trabajan duro para lograr sus metas y tener éxito, intentan hacer lo mismo desde que son pequeños. Lo mismo ocurre cuando los niños ven a su alrededor personas que leen, comentan lo que sucede en el mundo, van al teatro, etc. Estos niños aprenden a valorar el conocimiento y se interesan por aprender.

3. Clima familiar y estilos de crianza: Las relaciones familiares cercanas, donde los niños se sienten queridos y aceptados tienen un efecto positivo en el desempeño escolar de los menores. Del mismo modo, las familias donde no hay violencia facilitan que los niños aprendan y se desarrollen de manera adecuada.

También los niños aprenden mejor cuando viven en familias que utilizan la disciplina de modo democrático, es decir, a los niños se les explica las razones de las normas y en ocasiones también participan en las decisiones. Es muy importante que los adultos de la casa estén coordinados respecto a las normas, eso les brinda seguridad y confianza a los hijos, el sentir que ambos padres están de acuerdo les permite entender que es por el bien de ellos. Ejemplos de normas que ayudan a los niños son: horarios definidos para ver TV o usar tecnologías, tiempo dedicado a estudios y tareas, horarios definidos para comer e ir a dormir, etc.

La buena comunicación en la familia es un aporte en la educación de los niños. El hijo se siente valioso e importante cuando sus padres lo escuchan, le preguntan y le dedican atención. Esto les permite tener mejores relaciones con los otros niños y adultos, aprenden ellos también a expresarse y escuchar a los demás, lo que los ayudará a lo largo de la vida en los desafíos académicos y en las relaciones personales. Por otro lado, la mejor manera de conocer a los propios hijos y poder ayudarlos es conversando con ellos, escuchando lo que ellos dicen.

El tener una buena autoestima es fundamental para que al niño le vaya bien en los estudios (y en todas las áreas de la vida). Sentirse “capaz de” lo lleva a ser “capaz de”. Tener una buena opinión de sí mismos es lo que los lleva a tener comportamientos que mantenga esa buena imagen, como es esforzarse, trabajar duro, ser responsable, entre otros. Tener una buena imagen personal, confiar en uno, y tener claro las propias habilidades y talentos, depende de la actitud y relación que se tenga con los padres o adultos más cercanos. Para lograr esto es necesario que las relaciones sean cariñosas, cercanas, de confianza, donde se hablen las cosas con respeto, y se valore siempre al niño tal cual es.

¡El desafío es grande! Todos debemos ser parte de la educación de nuestros niños, trabajar en conjunto, comunicarnos fluidamente, enseñarles normas, y siempre mostrarles todo lo bueno que ellos tienen. Como dijo un primer ministro de Inglaterra Benjamin Disraeli “Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas”.

(Adaptación de documento de www.valoras.uc.cl de Romagnoli, C & Cortese, I 2016)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>