logo-colegios

Sitio Optimizado para Google Chrome y Explorer 9 o superiores

Estilo de vida y alimentación

TITULAR“Sedentarios y hambrientos” es el título del artículo publicado en la sección “ComeInteligente” del portal bcn.cl (Biblioteca del Congreso Nacional) que hace referencia a los efectos nutricionales que conlleva un estilo de vida sedentario.

Un estudio de la Universidad de Copenhagen se cuestionó, ¿por qué mientras más inactivos somos más ganas de comer tenemos?

Ver televisión, utilizar videojuegos, trabajar frente a un computador, escuchar música y dormir poco son las conductas más clásicas de la sociedad contemporánea.

De acuerdo a una investigación realizada por expertos daneses en 28 países europeos, la población gasta la mayor parte de su tiempo en ellas y si observamos con detenimiento, ellas tienen algo en común: se trata de actividades sedentarias

Los resultados del estudio -que fue publicado en el 2010 por Obesity Reviews– demostraron que el componente medioambiental es lejos el más importante a la hora de interpretar la epidemia de obesidad. Esto porque los pasatiempos más clásicos de nuestra sociedad generan un nulo o bajo desgaste energético y una importante ingesta de alimentos altos en grasa, sal y azúcar. Ello ha provocado una disminución de la actividad física al aire libre, una tendencia a dormir pocas horas y una alta dependencia a los medios electrónicos.

Pero ¿por qué sentimos hambre cuanto menos nos movemos? Comer sin conciencia nos hace ingerir grandes cantidades de calorías debido a que este estado de “descanso” nos impulsa a recompensarnos y acicalarnos más a través de los alimentos. Los científicos plantean que los mecanismos de recompensa y placer en estos tiempos no están en sintonía con nuestra biología. Si lo estuvieran, el comer, el trabajar, el descansar ocuparían su lugar en perfecta armonía en pro de nuestra salud.

Escrito por: admin | Categoría(s): Nutrinoticias | en junio 2012