logo-colegios

Sitio Optimizado para Google Chrome y Explorer 9 o superiores

El regreso a las clases y el estrés infantil

Desórdenes al dormir, irritabilidad, retraimiento, falta de apetito. Estos son algunos de los síntomas del estrés que puede afectar a los niños en la vuelta a clases, los que pueden resolverse con la ayuda de los padres. El regreso al colegio puede convertirse en una experiencia traumática para padres e hijos. Tras tres meses de relajación y diversión volver a la rutina del aprendizaje y el estudio no parece un panorama prometedor para los más pequeños, quienes en algunos casos resienten esta situación.

estres-padres-hijos

Expertos señalan la importancia que tiene que los papás se relajen, puesto que la inseguridad se transmite. Es bueno calmarse y cuando veamos a los niños así, bajar un poco la ansiedad para evitar que ellos la absorban. Debemos entender que ellos van a un colegio que escogemos nosotros y que éste es un buen un ambiente, en el cual van a desarrollarse y a tener amigos.

Por ello, lo ideal es que los papás conozcan el entorno donde va a estar su hijo, que traten de comunicarse con los apoderados para que los niños se conozcan antes de ingresar a clases, que se anticipen a ciertas situaciones, que les muestren el colegio o el jardín donde van a ir para que los niños no lleguen a un lugar desconocido. Además, el rol de los padres es preparar con una semana de antelación a los hijos, cambiando sus hábitos de dormir, estableciendo horarios y modificando las costumbres  alimenticias, ya que es importante que los niños lleguen bien a la etapa del colegio.

Debemos entender que todas las etapas de la vida escolar del niño son distintas, pues poseen una distinta carga emocional. Todos los cursos tienen sus complejidad y sus alegrías, sus cosas bonitas. Sin embargo, no debemos olvidar que entrar al colegio es cambiar el ambiente en que está inserto el menor, que es festivo y de relajo por las vacaciones, donde lo estaba pasando bien aunque extrañara a sus amigos para pasar a un entorno donde existen horarios y metas que cumplir. Por ende, hay que prepararlos para insertarlos de a poco y es recomendable no llegar de las vacaciones directamente al colegio.

¿Cómo puedo saber si mi hijo está estresado?

– Aprieta los dientes (bruxismo).
– No se relaciona bien con sus compañeros.
– No termina las cosas.
– No sale a jugar.
– Está irritable.
– Está más triste.
– Está más agresivo.
– Dolor de cabeza.
– Molestia estomacal.
– Problemas para dormir.
– Pesadillas.
– Mojar la cama, por primera vez o de manera recurrente.
– Disminución del apetito.
– Cambios en los hábitos alimentarios.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo si sufre de estrés?

Cada niño es un ser diferente, por ello son los padres quienes pueden y deben ayudarles a responder ante el estrés de forma saludable.

– Incentivar la tolerancia a la frustración.
– Velar porque el colegio sea el más adecuado para la personalidad del niño.
– Promover habilidades comunicativas que los ayuden a expresar sentimientos, preocupaciones y miedos.
– Enseñarles a ser asertivos y a pedir ayuda.
– Escuchar sin criticar.
– Conocer las situaciones estresantes para los niños e intentar evitarlas.
– Reconocer los signos de estrés no resuelto en el niño.
– Buscar asesoramiento profesional cuando los signos de estrés no disminuyan ni desaparezcan en un período prolongado de tiempo.

Fuente: http://www.sanidadnaval.cl/

Escrito por: admin | Categoría(s): Deportivas y Extraescolares, Destacadas | en mayo 2016